Las interfaces ocular-computador, en inglés 'ocular to computer interface' (OCI), constituyen una tecnología que se basa en la adquisición de ondas bioeléctricas oculares que son procesadas e interpretadas por una máquina u ordenador.